Una de las delicias que no te puedes perder esta temporada es un delicioso pan de muerto acompañado de un chocolate caliente, pero ¿Sabes por qué comemos este dulce platillo?

ORÍGEN

El pan de muerto tiene sus raíces en la época prehispánica, cuando se hacían sacrificios humanos para los dioses y se comían el corazón de las víctimas. Cuando los españoles llegaron ya se celebraba el Día de Muertos en varios lugares del país. Pero se usaban cráneos y huesos reales en los altares. Esto asustó a los recién llegados y se buscó sustituir esto por otros símbolos.

De este modo, se cambió el sacrificio humano por un pan, en el que el bollo de mantequilla representa el cuerpo, los cuatro huesos representan las extremidades del difunto y la bola en el centro es la cabeza. Además, los 4 huesos representan los puntos cardinales, representando las 4 divinidades prehispánicas: Quetzalcóatl-Camaxtli, Xipetotec, Tláloc-Huitzilopochtli y Tezcatlipoca.

 

FORMA DE PREPARACIÓN

 

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de levadura 
  • 4 tazas de harina 
  • 1/4 de taza de agua tibia
  • 7 huevos 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 1/2 taza de azúcar 
  • 125 gramos de mantequilla 
  • azúcares
  • Se precalienta el horno a 180ºC.
  • Para después mezclar la levadura con agua y una cucharadita de azúcar. Asegurarse de que no queden grumos y que la mezcla quede homogénea.
  • En un recipiente aparte se mezcla la harina, la sal, 6 huevos, la mantequilla derretida junto con la mezcla de levadura y azúcar.
  • Se amasa la mezcla hasta formar una masa y se pone la masa en un recipiente y taparlo.
  • Se deja reposar la masa por 1 hora hasta que duplique su volumen.
  • Separar 1/3 de la masa para hacer los huesos.
  • Con el resto de la masa se forma una bola.
  • Con la masa que se reservó formar los huesos, una bolita y agregarlos a la bola.
  • Se barniza el pan con el huevo y meterlo al horno por 40 minutos.
  • Sacar el pan y espolvorear con azúcar.
  • Regresarlo al horno 10 minutos más.
  • Sacarlo y servir.

 

Instagram
WhatsApp